Bocadillo cubano

El domingo fue un día cargado de lo que podríamos llamar "señales". Después de comer (y mira que es raro que yo después de comer me mantenga despierta y no me sume a la buena costumbre de la siesta) zapeando de canal a canal me topé con la película Chef que, por cierto, tenía muchas ganas de ver. Me gustó la peli en general y el famoso bocadillo cubano que prepara el protagonista en particular. Nada más terminar me di un paseito por facebook (sí, los domingos por la tarde los destino a no hacer absolutamente nada en casa) y ¡sorpresa! me topé con una vídeo de mi queridísima Vero Cervera, cubana cubanísima a la que adoro. Era la primera vez que escuchaba su voz y ese maravilloso acento me volvió a traer a la mente...el bocadillo cubano. Ya por la noche, bajé un ratito a la cafetería y de nuevo ¡sorpresa! ¿Sabéis que me encontré sobre la barra? Pues ni más ni menos que una banderita de Cuba de esas que van enganchadas a las botellas de ron. Como comprenderéis, después de tanta señal del destino no me quedó más remedio que ponerme manos a la obra y bendita la hora en la que lo hice. Os aseguro que este bocadillo es DELICIOSO (en mayúsculas) y que se ha colocado directamente en la primera posición de mi ranking de bocadillos favoritos del mundo mundial. En esta ocasión está dedicado con todo mi cariño a mi Vero, de La cocina de Vero,  por tener un blog tan requeteprecioso y por ser ella tan requetelinda. Espero que os guste.
Ingredientes:
Para el mojo de cerdo:
Una pieza de lomo u otra carne de cerdo de 500 gramos.
5 dientes de ajo.
Un buen manojo de cilantro o perejil.
Una cucharada de orégano seco.
Una cucharadita de comino molido.
Una cucharadita de sal.
Una cucharadita de pimienta recién molida.
100 mililitros de aceite de oliva.
100 mililitros de zumo de naranja.
200 mililitros de zumo de lima.
Para el bocadillo:
El mojo de cerdo.
Jamón york en lonchas (si es posible ahumado).
Queso masdam en lonchas.
Pepinillos.
Mantequilla fundida.
Mostaza americana.
Pan baguette.
Elaboración:
Comenzamos preparando el mojo para el cerdo que tendrá que estar unas 36 horas en adobo. Para ello colocamos la pieza de lomo (yo le hice unos pequeños cortecitos) en una bolsa de congelación y añadimos los ajos y el perejil picados, el orégano, el comino, la sal, la pimienta, el aceite de oliva y los zumos de naranja y lima. Cerramos la bolsa y dejamos macerar en el frigorífico 36 horas, moviendo de vez en cuando.
Transcurrido el tiempo de adobo colocamos la pieza de carne en la bandeja de horno y horneamos a 180º durante una hora aproximadamente.
Esperamos a que la carne esté fria y la cortamos a rodajitas finas. Ya podemos empezar con el montaje de nuestro bocadillo. Pasamos por la sartén las rodajitas de lomo que hemos cortado añadiéndoles un poquito del adobo que han soltado mientras se horneaban.
Untamos las rodajas de pan con una capa generosa de mostaza. Encima colocamos el lomo, el jamón ahumado, el queso y el pepinillo.
Colocamos la tapa y pincelamos el pan con abundante (muy abundante) mantequilla fundida y colocamos el bocadillo en una plancha que también habremos pincelado con abundante (muy abundante) mantequilla fundida.
Esperamos a que el queso se funda y el pan esté bien crujiente y a disfrutar.

Tarta de limón de Paul Bocuse para un día de Circus

Aunque para muchos la historia de esta tartaleta es la historia de la nouvelle cuisine francesa y del gran Paul Bocuse para mi es la historia de un enamoramiento en cadena. Me enamoré de ellas nada más verlas hace apenas unos días, pero antes, mucho antes, ya me había enamorado por completo de mi Catipol y su Circus day. Bajo la gran carpa que es su blog se dan cita recetas estupendas, fotografías impecablemente bellas pero, sobre todo, una maestra de ceremonias tan maravillosa que hace que cada vez que visitas su particular circo sientas el deseo de que su espectáculo no acabe jamás. Querida Cati, hoy mi cocina sabe un poquito a la tuya y el sabor es maravilloso. Espero que os guste.
Ingredientes:
Para la masa:
125 gramos de mantequilla.
La ralladura de un limón.
250 gramos de harina.
75 gramos de azúcar.
Una pizca de sal.
1 huevo.
Para el relleno:
100 gramos de mantequilla en pomada.
125 gramos de azúcar.
3 huevos.
2 cucharadas de nata (yo usé Mi repostería de Central Lechera Asturiana de mi caja Degustabox)
El zumo y la ralladura de 3 limones.
Elaboración:
Comenzamos preparando la masa, para ello derretimos en un cazo la mantequilla. una vez derretido añadimos, fuera del fuego, la ralladura de limón y dejamos reposar cinco minutos.
En un bol mezclamos la harina, el azúcar y la pizca de sal. Hacemos un volcán con los ingredientes secos y añadimos el huevo.
Agregamos también la mantequilla que teníamos reservada junto a la ralladura.
Amasamos bien. Estiramos la masa entre dos papeles de hornear y la transferimos al molde. Dejamos enfriar durante 30 minutos en la nevera.
Transcurrido ese tiempo sacamos de la nevera, pinchamos la masa con un tenedor y horneamos en blanco a 180º durante 20 minutos (esto es cubrir la tarta con papel de hornear y encima poner garbanzos para que su hornee pero sin dorarse. Lógicamente luego retiraremos el papel y los garbanzos). Dejamos enfriar. Mientras tanto procedemos a preparar el relleno: en un cuenco mezclamos la mantequilla en pomada, el azúcar, los huevos y la nata.
Añadimos el zumo y la ralladura de los limones (es posible que en este punto la nata se corte pero no pasa nada). Mezclamos bien y vertemos sobre la base de la tarta.
Volvemos a hornear sobre 30 minutos o hasta que veamos que empieza a tener consistencia. Dejamos enfriar y listo.

Yogur natural con mermelada de pétalos de amapola

No sé si a vosotros os pasa lo mismo pero yo tengo cientos de cacharros culinarios que utilizo mucho recién comprados y que luego, sin saber muy bien la razón, se quedan arrinconados en cualquier armario de mi cocina esperando a que vuelva a acordarme de ellos. Un ejemplo es la yogurtera. Cuando la compré me pasé un mes experimentando como una loca con ella, luego la olvidé hasta que hace un par de días volví, casualmente, a toparme con ella y este es el resultado de nuestro reencuentro: un rico yogur natural con mermelada de pétalos de amapola. Espero que os guste.
Ingredientes:
800 mililitros de leche entera.
200 mililitros de nata para montar.
1 yogur natural azucarado.
Mermelada de pétalos de amapola.
Elaboración:
Mezclamos muy bien la nata, la leche y el yogur.
Ponemos una cucharada de mermelada en cada uno de los vasitos de la yogurtera.
Terminamos de llenar los vasos con la mezcla de nata, leche y yogur.
Colocamos los vasos en la yogurtera y dejamos entre 8 y 12 horas. Y listo.