Recopilatorio de recetas de Carnaval

Ayer fue el día en el que los Carnavales dieron el pistoletazo de salida en Águilas. Desde anoche, y hasta el próximo 4 de marzo, el pueblo se convierte en una fiesta sin fin; no en vano nuestros Carnavales están declarados Fiestas de Interés Turístico Internacional. La suelta de la Mussona, la batalla entre Don Carnal y doña Cuaresma, el pregón de la Musa, los impresionantes desfiles, la creatividad inagotable del Carnaval de la Noche, la divertida murga, el festival de Drag Queen y un largo etcétera de actividades hacen de nuestros carnavales una fiesta inigualable. Además, como toda fiesta que se precie, los Carnavales tiene su propio sabor: recetas, en su mayoría dulces, que son ideales para acompañar a la cuerva (bebida típica que sólo se elabora en estas fiestas y que está elaborada a base de vino, licores y fruta). Aquí os dejo un recopilatorio de algunas receticas de Carnaval. Espero que os guste.








Cuajada de Carnaval (típica de Granada)





 

Gusanillos de Carnaval o kalkals



Catagnole (Carnaval italiano) 



Chiacchere (Carnaval italiano)



Orejas de Carnaval 



Empanadillas dulces 



Flores

 



Tarta de compota de manzana y hojaldre

Esta tarta de hoy es tan rica como sencilla. Se prepara en un momento y el resultado es espectacular. Aunque puede comerse fría os recomiendo, si os decidís a prepararla, que la degustéis aún templadita porque su saber es mucho más rico. Yo hace unos meses que la probé por primera vez y fue para aprovechar una lámina de hojaldre que tenía en el frigo a punto de caducar. Desde entonces la he preparado en incontables ocasiones y nunca dura un asalto jajaja. Fuente de la receta: Webos fritos Espero que os guste.
Ingredientes:
1 lamina de hojaldre.
6 manzanas golden.
Mantequilla.
200 gramos de azúcar.
400 mililitros de agua.
Un poco más de azúcar para espolvorear.
Canela.
Elaboración:
Comenzamos preparando la compota de manzana (a mi me gusta hacerlo de un día para otra para que escurra bien, pero no es necesario). Ponemos en un cazo grande el agua con el azúcar y cuando empiece a hervir añadimos 3 manzanas peladas y cortada en dados. Dejamos cocinar unos 20 minutos. Transcurrido ese tiempo colocamos las manzanas sobre un colador y dejamos que escurra todo el caldo (el caldo no lo tiramos pues luego lo necesitaremos).
Con nuestra compota lista comenzamos a preparar la base de la tarta. Colocamos la masa de hojaldre sobre un papel, la pincelamos con mantequilla derretido y la espolvoreamos con azúcar. Seguidamente colocamos otro papel de hornear encima y le damos la vuelta a la base. De esta forma la cara que nos quedará sobre la bandeja de horno será la que hemos azucarado. Durante el horneado se caramelizará y quedará delicioso.
Sobre la cara de hojaldre que nos queda hacia arriba (recordad que no es la del azúcar) montaremos nuestra tarta. El primer paso es pinchar con un tenedor toda la superficie para evitar que suba. Repartiremos sobre ella nuestra compota de manzana (a mi no me gusta triturarla, simplemente la chapo un poquito con un tenedor).
Sobre la compota ponemos una capa de rodajas de manzana. Pincelamos con mantequilla derretida y espolvoreamos con azúcar y canela y horneamos a 190 grados unos 30 minutos o hasta que veamos que está doradita.
Mientras la tarta está en el horno ponemos en un cazo el almíbar que nos sobró de la cocción de la manzana y dejamos reducir. Al enfriar irá espesando y tomando textura de gelatina que será ideal para pincelar nuestro pastel antes de servir.
Y ya tenemos lista nuestra tarta para disfrutar de ella. Os la recomiendo.

Pastel esponjoso de Xenia

La fuente de esta receta es alguien muy especial para mi. Tengo la suerte de que las amigas de mi hija sean casi como mis hijas también y cuando ven algo que creen que puede gustarme no tardan nada en decírmelo. Es el caso de este delicioso pastel esponjoso; cuando Xenia (una amiga de Rebeca a la que adoro) lo vio en una página de recetas no tardó nada en hacérmelo llegar y ¡claro! yo no pude resistirme a prepararlo. Al leer los ingredientes puede parecer que es de esas recetas que no van a salir pero os aseguro que sale y además delicioso. Con una textura húmeda y muy esponjosa es ideal para servirlo con un poquito de mermelada de frutas o para zampárselo tal cual. Espero que os guste y que Xenia se anime a prepararlo también porque aunque ella no lo reconoce sé que es toda una cocinillas.
Ingredientes:
130 mililitros de leche.
100 gramos de queso crema.
100 gramos de mantequilla.
8 yemas de huevo.
60 gramos de harina.
60 gramos de maicena.
8 claras de huevo *
170 gramos de azúcar.
Azúcar glass para espolvorear.

*La receta original ponía 13 claras de huevo, a mi me pareció excesivo y la rebajé a 8 pero la próxima vez intentaré hacerlo con 13, creo que quedará aún más esponjoso.

Elaboración:
En un cazo colocamos la leche, la mantequilla y el queso crema y mantenemos a fuego lento hasta que todos los ingredientes se mezclen.
Mientras tanto batimos muy bien las yemas de los huevos y cuando estén bien espumosas añadimos, sin dejar de batir, la leche muy poco a poco (es fundamental hacerlo muy despacio ya que al estar caliente, si lo hacemos de forma brusca, se podrían cuajar el huevo).
Reservamos la mezcla anterior. Batimos las claras a punto. cuando estén a punto de nieve añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta obtener un merengue que forme picos duros.
Añadimos el merengue a la mezcla que teníamos reservada y mezclamos con movimientos envolventes.
Vertemos la mezcla en un molde (mucho mejor si está forrado de papel de hornear tanto la base como las paredes).
Precalentamos el horno a 160ºC al baño María. Cuando el agua esté caliente horneamos durante 25 minutos. Pasado ese tiempo bajamos la temperatura a 130ºC y horneamos 50 minutos más. Desmoldamos una vez frío y antes de servir lo espolvoreamos con azúcar glass.